domingo, 6 de abril de 2014

¿Quién traicionó a Jesús?

En la biografía de Jesucristo leemos sobre sus dos grandes traiciones: la traición del que le entregó a las autoridades por un precio (Judas) y la traición del que le negó (Pedro). Sin embargo, Jesús estando clavado y sufriendo en la cruz dijo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. ¿A quién se lo dijo?
A los que le clavaron.
A los que le condenaron.
A los que le insultaron.
A los que gritaron, “¡Crucifícale!”
A los que le golpearon.
A los que le escupieron.
A los que huyeron.
A los que se durmieron en su hora más agónica.
Al que le negó.

Pero ¿a quién más se lo dijo? ¿Perdonó a alguien más por no saber lo que hacía?

Este primer grupo de traidores se puede contar. Fueron tres los que se durmieron en su hora más agónica. Serían dos o tres los que le clavarían. Diez los que huyeron. Uno el que le negó. Uno el que le traicionó. Uno el que le condenó. Un grupo de líderes religiosos los que instigaron a la multitud que gritaría su condena. Otro número los que le insultaron directamente, o le pegaron sin piedad, o le escupieron encima. Una por una, personas concretas, vivas y reales en la historia.

Pero existe otra traición sin número, entre la cual me encuentro yo todavía, lamentable mi frecuencia.

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.”

¿A qué otro grupo de traidores se lo dice?

A los que callaron.

A los que enmudecieron por no dar la nota, por salvarse el pellejo, por ser prudentes, por mantener intacta su reputación, por proteger a sus familias, por alguna duda latente, por no hacer el ridículo, por impotencia, por sueños rotos, por ignorancia.

Fue una noche de traición completa, y se cubrieron todos los niveles posibles de traición, desde la alta traición hasta la traición del silencio, la más común de los seres humanos, la mía.

Fue una noche de sustitución completa, pues ante el amplio espectro de traición, Jesús fue capaz de responder: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” y murió por toda traición de la raza humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario